A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 272

Viajes Continental

Novedades

Cientos de uruguayos disfrutaron del avistamiento de ballenas en Punta del Este

La ballena franca austral llega anualmente a costas uruguayas entre los meses de agosto y noviembre. La observación de estos mamíferos es una actividad que crece año a año.
Durante este período, las ballenas se aparean y dan a luz, para posteriormente realizar los primeros cuidados de los ballenatos, en preparación del viaje de migración. La calma de las costas uruguayas es ideal para que estos cetáceos realicen sus paradas en la travesía de migración.
Para esta actividad se han colocado nueve plataformas costeras, ubicadas en zonas para el avistamiento de las ballenas y las aves marinas.

Viajando a la ruta de las ballenas:

Se realizan excursiones en embarcaciones que salen desde los puertos de Punta del Este y desde La Paloma, en búsqueda para la observación de las ballenas. Estas excursiones mantienen un código de conducta estricto, creado para realizar avistamientos seguros, ya sea para los visitantes, como para las ballenas, donde se adoptan procedimientos compatibles con las prácticas conservacionistas.

Hay excursiones de avistamiento que salen desde Montevideo, pasando por Piriápolis y llegando hasta Punta del Este. Se cuenta con guías calificados y se realizan distintas paradas en varios sitios de la costa.

El recorrido incluye otros puntos de interés como: el Cerro de San Antonio, Punta Colorada, Punta Negra, la cima de Punta Ballena, la Torre Piedras de Chileno, la Playa Mansa (parada 20), Punta Salinas, La Barra. Previo a la salida, los visitantes reciben una charla informativa, con exhibición de documentales durante el trayecto. Esta iniciativa está inscripta en un programa de la Organización para Conservación de Cetáceos.

Una especie en extinción
La población mundial de ballenas francas está en peligro de extinción, alcanzando la cifra crítica en 1995, con 5.000 ejemplares. En el año 1800 había 300.000 ballenas francas en el mundo, pero debido a la caza indiscriminada, se redujeron a 5.000. gracias a las acciones emprendidas por la conservación, se llegó a aumentar el número hasta 7.000 ejemplares.

Estudios realizados en las costas uruguayas, en los departamentos de Rocha y Maldonado, arrojaron como resultado, que un elevado porcentaje de las ballenas francas, además de pasar por territorio nacional, realizan su apareamiento, el amamantamiento de sus crías, y la enseñanza de la supervivencia de los ballenatos.

La ballena franca es de mayor tamaño que la orca, pudiendo alcanzar la hembra, una longitud de 18 m, mientras que la orca, alcanza los 10 m. estas ballenas presentan un dimorfismo sexual leve, el macho mide unos 15 m de largo. La piel de estos mamíferos tiene un grosor de 1 cm y su capa de grasa se reduce al final del verano, de los 70 cm iniciales, hasta los 17 cm. La aleta pectoral posee los mismos huesos que una mano humana. El período de gestación es de 12 meses, donde la cópula ocurre en aguas cálidas, viaja hacia aguas frías, retornará para el parto, doce meses después. La madre permanece con la cría hasta los 18 meses. A los 24 meses del alumbramiento, la ballena vuelve a aparearse.

La manera menos agresiva para observar las ballenas francas es desde tierra, con esta modalidad no se produce ningún impacto en su medio ambiente, evitando invadir su espacio. Las costas uruguayas poseen puntos estratégicos de observación y torres, desde donde pueden observarse con binoculares o telescopios. Las mejores horas para la observación son las primeras horas de la mañana y las últimas del día, cuando las aguas están calmas.

Fuente: viajeauruguay.com